El Cápita

La primera vez que comí en este restaurante marinero frente al mar fue por casualidad. La segunda vez fui a tiro hecho, tenía muy buen recuerdo de él.

Pescado y marisco fresco es su especialidad. Las preparaciones son sencillas, pero sabrosas y bien cocinadas, los platos muy abundantes. Los postres son caseros y recomendables.

Lo que más me gusta es la ubicación. Las mesas que dan al mar se sitúan frente al tristemente desaparecido Dedo de Dios, un trozo de roca natural, famoso en la isla que un temporal se llevó con él.

La primera vez comimos como señores, sin poder acabarnos todos los platos. La segunda pedimos un arroz para dos que tampoco pudimos acabarnos y eso que había hambre. Habíamos llegado después de las tres de la tarde, casi no quedaba nadie en el salón y aún así nos atendieron con amabilidad y rapidez.

Por lo demás, Agaete es un pueblo de pescadores encantador. Amo su muelle tradicional y ojalá no lo conviertan en un macromuelle sin sentido.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Jose Ignacio Buendia Fleitas dice:

    Buen artículo 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s