La Higuera Café o la suerte del principiante

(Artículo mío publicado originariamente para una revista, como dichos artículos ya no están en dicha revista, los publico en mi blog)

La Laguna es una de esas ciudades que siempre esconden joyas de naturaleza variada. Estas joyas, no siempre están en las guías turísticas o en las recomendaciones más populares. Rincones, pasadizos entre calles, edificios con historia o locales peculiares, frecuentemente, se hallan medio escondidos y alguien, de pronto, te resalta si interés o simplemente te los topas sin querer. Es un ciudad tan emblemática que andar por ella sin rumbo o destino señalado es parte de su oferta cultural.

Una tarde me dirigía a la Biblioteca Municipal de La Laguna, espacio precioso, que también recomiendo. Me perdí y me encontré de frente con La Higuera Café. No pude resistirme a entrar. Me pareció pequeño, pero acogedor. Sin embargo, al mirar al fondo me llamó la atención el rinconcito decorado como una buhardilla antigua llena de libros. Ahí terminó por conquistarme. Pedí café solo y un cupcake de tarta de zanahoria. Tomé un libro y me senté frente al ventanal, que filtraba esa luz lagunera tan particular en días de invierno. Ese cupcake de zanahoria tenía la textura esponjosa y el sabor suave. Fue, sin duda, una buena tarde.

Meses después, ya en plena primavera volví. Pedí más tarta de zanahoria, incluso antes de sentarme. No había podido olvidarla. No les quedaba. Nos sentamos y nos decidimos por la tarta de queso. Bendita elección. Resultó ser una especie de cuajada semidulce, exquisita, con una salsa casera de frutos rojos, que la bañaba lo suficiente para no empalagar. Resultaba una combinación fresca y apetecible. Visualmente era atractiva y al paladar, muy agradable.

Toda su pastelería es artesana y se nota, en el mejor sentido de la expresión. Sabe a recién hecho con dedicación y mimo. El resultado final de cada galleta, dulce o pastel es una mezcla de elaboración casera y cierta elegancia.
Y, como nunca hay dos sin tres, hace muy poco he regresado a tiro hecho. Me sorprendió agradablemente que habían elaborado pasteles siguiendo una temática literaria: los pastelitos de crema de La Casa de los espíritus de Isabel Allemde, Tarta de Dickens inspirada en Cuento de Navidad o el Lemon Pie de El Gran Gastby. Sin duda, he aquí esa cierta elegancia a la que me refería.
Siempre recordaré aquel día que me perdí y acabé de frente a La Higuera Café. Afortunadamente, es un hecho que me suele suceder: perderme y encontrar algo realmente interesante por casualidad. Los modernos le llaman serendipia. Yo le llamo la suerte del principiante.

Verónica Martín León

@veromarland

La Higuera Café

Calle Capitán Brotons, 12. 38201. La Laguna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s